El baño, una rutina agradable

No es solo higiene, sino también placer y comunicación entre padres y bebés.

Desde el primer momento, hay que procurar que el ratito del baño sea un tiempo dedicado a asear al bebé, por supuesto, pero también a jugar, experimentar, comunicarse y disfrutar juntos. De este modo, nuestro hijo asociará la higiene con algo placentero.

Lugar de juego

Podemos dejar que el niño juegue un rato con algún muñeco que pueda sumergirse en el agua. El juego es siempre un aprendizaje muy importante, pero en el medio acuático enseña al pequeño otros conceptos y leyes físicas diferentes.

Tiempo para el aprendizaje

El tiempo del baño diario es también un espacio para el aprendizaje, por ejemplo, puede aprender a nombrar las partes de su cuerpo. Más adelante, le enseñaremos las primeras normas de higiene y pronto sabrá cómo empezar a colaborar y ser autónomo.

Es importante que el niño se sienta a gusto. No le agobiemos con que no salpique, no manche…, y disfrutemos con él. Conviene que creemos un entorno agradable, con utensilios a su gusto, su esponja, la toalla, juguetes exclusivos para la bañera y una decoración para el baño apropiada. Con todo ello, seguro que la familia disfrutará de estos ratos de intimidad, juego, caricias y compañía.

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks

3 pensamientos en “El baño, una rutina agradable

  1. Estoy completamente de acuerdo contigo, el momento del baño, se tiene que transformar en un momento placentero y divertido para los padres y los hijos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>