El baño del bebé

La hora del baño tiene una vertiente higiénica, pero también de diversión y juego. Aprovechemos este rato para estimular a nuestro bebé.

Baño del bebé con Sophie la jirafa

El baño del bebé es un buen momento para la estimulación, porque en el agua se aprenden muchas cosas. Además, durante ese tiempo, el bebé está en compañía de sus padres, que interactúan con él, juegan, le acarician… y para él no hay nada mejor.

De 0 a 6 meses

Si queremos que nuestro hijo disfrute de ese tiempo de aseo tenemos que conseguir que, desde el primer día, se sienta a gusto, tanto que espere el momento con ilusión.

  • Debemos bañarle siempre a la misma hora.
  • Vigilemos la temperatura del cuarto de baño y del agua, para que el bebé se sienta a gusto.
  • Calentemos nuestras manos antes de tocarle.
  • No le transmitamos estrés ni prisas.
  • Hablemos dulcemente con él, para tranquilizarle e irle contando lo que hacemos: «Ahora lavamos este piececito, ahora las manitas…«.
  • Evitemos el agua le entre en los ojos, los sobresaltos y movimientos bruscos.
  • Dejemos que chapotee y patalee a su gusto, aunque salpique, no pasa nada porque el cuarto de baño se ensucie.
  • Empecemos a introducir juguetes para que juegue con el agua y el jabón.

De 6 meses en adelante

  • Ampliemos el tiempo de juego en el agua.
  • Tenemos que proporcionar a los niños juguetes para que ensayen: llenar de agua, vaciar, hundir, experimentar la flotabilidad, hacer espuma… Jugar en el agua es practicar un montón de habilidades y también entender los principios de las leyes físicas. A nosotros nos gusta el set de juegos de Sophie la jirafa, porque es muy completo. Tiene varios juguetes, regadera, cuento sumergible… y una red para dejarlo todo colgado en el cuarto del baño escurriendo.
  • Nombremos las partes de su cuerpo para que vaya aprendiendo sus nombres, y empecemos a pedirle que se enjabone y alabemos sus progresos: «¡Qué mayor. Ahora estás guapísima, tan limpia, y qué bien hueles…!».
  • Nunca, ni por un momento, dejemos solo al bebé. Un resbalón, una pérdida de equilibrio, podría resultar fatal. Diez centímetros de agua son suficientes para ahogarse.
  • El baño forma parte de la rutina diaria, que aporta seguridad al bebé y establece hábitos duraderos que le permitirán, más adelante, asumir sus obligaciones y sentirse bien. Aprovechemos este rato para jugar con nuestro hijo, hablarle, reírnos con él, disfrutar a su lado…

 

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>