¿Cómo esterilizar los biberones?

La mayoría de los pediatras dicen que no es imprescindible esterilizar los biberones cuando las condiciones de higiene son normales: nuestra casa está limpia, el agua es potable, tenemos detergente y estropajo… Pero existen ocasiones en las que sí puede ser necesario.

Esterilizar biberones

Un bebé recién nacido con infecciones que no toma pecho, un prematuro que no es amamantado, un viaje a zonas poco higiénicas… pueden requerir que esterilicemos los biberones para evitar riesgos.

Un buen lavado es suficiente

En general, salvo que el pediatra nos indique lo contrario, basta con lavar los biberones en el lavavajillas o bien poner los bibes y tetinas bajo el chorro de agua caliente, y utilizar jabón, estropajo y un cepillo lavabotellas para llegar a todos los rincones. Es importante que no se acumulen restos de leche. Luego, los pondremos a escurrir boca abajo o los secaremos con un paño limpio, y listo.

La esterilización

Si tenemos que esterilizar sus biberones por alguna razón, podemos hacerlo de varias maneras:

1. La mas clásica. Colocar una cazuela con agua fría y llevar a ebullición con los biberones y tetinas. Mantener a fuego vivo, hirviendo, durante 10 minutos. Los chupetes pueden esterilizarse también de vez en cuando.

2. Esterilización en microondas. Igual que la anterior, pero en el micro y en un recipiente adaptado a este tipo de horno.

3. Esterilizador eléctrico. Encontrarás buenos y cómodos esterilizadores de biberones en tiendas especializadas.

4. Esterilización química. En un recipiente con agua fría se añaden unas pastillas que venden en farmacias, con sustancias químicas que eliminan los gérmenes, los biberones, tetinas y chupetes deben permanecer sumergidos durante media hora.

Transporte de biberones, tetinas y chupetes esterilizados

Para utilizar fuera de casa un biberón esterilizado se puede llevar en una nevera con el agua necesaria ya en el interior, sin echar la fórmula. Cuando vayamos a usarlo, se calienta al baño maría, en un calientabiberones eléctrico, en el microondas o incluso poniéndolo un rato bajo el chorro del agua caliente. Luego añadimos la leche en polvo y el biberón ya está preparado para dárselo al bebé.

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>