Qué regalar al recién nacido

Nuestros hermanos, amigos, compañeros de trabajo… acaban de ser padres. Tenemos que acudir a visitarlos y llevarles un detalle. Ideas para regalar al recién nacido.

qué regalar al bebé recién nacido

Muchos padres, cansados de recibir el mismo regalo una y otra vez o de tener una canastilla tan abundante como si fueran a convertirse en papás de diez bebés a la vez, suelen abrir una cuenta bancaria en la que la gente ingrese dinero para las compras más costosas, como el cochecito de paseo o la cuna.

Otros agradecen cualquier detalle con mucho gusto, a sabiendas de que la crisis es dura para todos.

Hay muchas buenas ideas para cuando vamos a conocer a un recién nacido que nos permiten quedar bien por poco dinero. Aquí van tres, buenas, bonitas y baratas:

Chupetes personalizados

Lo normal es que ya conozcamos cómo se llamará el nuevo bebé, así que llevarle un par de chupetes personalizados con su nombre, gustará a los padres. No hay que olvidar pedirlos para 0-6 meses. Si todavía hay dudas sobre si le pondrán un nombre u otro, siempre hay alternativas como grabar «Bienvenido al mundo» o algo parecido.

El sonajero, su primer juguete

Es un clásico. El primer juguete de los bebés siempre es un sonajero. Al principio no sabrá ni siquiera agarrarlo voluntariamente, tan solo lo aferrará por instinto cuando lo pongamos en la palma de la mano y se lo llevará a la boca, pero le llamarán la atención el sonido y sus vivos colores. A nosotros nos gusta el sonajero de Sophie la Jirafa, pensado para estimular los sentidos de los más pequeños, diseñado para el tamaño de sus manitas, un producto de calidad, totalmente seguro.

Un juguete para el paseo

Los recién nacidos deben salir cada día de casa. Estar al aire libre les conviene, salvo excepciones: como los días de niebla en zonas de contaminación. El paseo debe formar parte de su rutina diaria. En invierno, en las horas centrales del día, bien abrigaditos en su cochecito o pegados a mamá o papá; en verano, a primera hora de la mañana o cuando baje el calor, en su sillita o en la mochila portabebés, les vendrá fenomenal salir a la calle y llenarse de nuevos estímulos. Para que no se aburran en ningún momento, está pensada la cadena de juegos de Sophie la Jirafa, ideal para que el bebé aprenda a girar, manipular, entender la relación causa-efecto, golpear, escuchar sonidos… El bebé disfrutará aún más de sus paseos con la cadena de juegos de Sophie, que puede fijarse fácilmente a cualquier soporte.

Con cualquiera de estas opciones quedaremos muy bien, pero mejor si llevamos además un detalle para la mamá.

Un chupete para una ocasión especial

Es tiempo de celebraciones sociales. Hay que cuidar el aspecto de nuestro bebé ante cualquier evento y también el de su chupete, un complemento importante.

Chupetes para ocasiones especiales

Si acudimos con nuestro bebé a un acto social que requiera ir hechos un primor, estará bien comprarle alguna ropa especial para la ocasión, y también un nuevo chupete. A ser posible un chupete personalizado con su nombre, por si hay otros niños; así evitaremos intercambios o pérdidas.

Combinación de colores

Para una ocasión relevante, debemos elegir un chupete cuyos colores combinen bien con lo que el niño vaya a llevar a la comunión, boda, bautizo, etc. Y lo mismo rige para la cinta sujetachupetes, que tendrá que ser acorde con la ropa que luzca el pequeño. Este accesorio vendrá muy bien para evitar que se caiga el chupete, se ensucie o se pierda.

El chupete debe reemplazarse cada uno o dos meses, así que una celebración especial es una buena ocasión para cambiar el chupete, por si se ha deteriorado, está pegajoso, etc.

Además, conviene llevar un chupete de repuesto en el bolso, protegido con su capuchón, para evitar disgustos en caso de que se pierda uno.

En estas situaciones de mucho barullo y estresantes para los bebés, el chupete suele ser muy necesario, porque los pequeños pueden querer conciliar el sueño en cualquier momento, calmarse, esperar unos momentitos por su comida o soportar con paciencia los elogios de todo el mundo.

Medida de precaución

El chupete viene muy bien para que los niños no se lleven cosas indeseadas a la boca o para distraerlos cuando quieren comer lo que no deben.

En nuestra web hay una gran variedad de chupetes en diferentes modelos y colores para elegir el que más combine con el look de cada bebé.

¿Dónde comprar el chupete?

Algunos padres se preguntan dónde comprar el chupete de su bebé: ¿en la farmacia, en una gran superficie, por internet…?

Chupetes personalizados

Hubo un tiempo en que los productos destinados a un público tan delicado como son los bebés solo se podían comercializar a través de las farmacias. Las farmacias parecían ser los únicos comercios garantes de la seguridad, y tenían la exclusiva para vender leches infantiles, pañales, biberones, chupetes… Esto se acabó. La ley permite ahora vender productos para bebés por otras vías, y lo mismo se encuentran en la farmacia, que en el supermercado o la tienda de la esquina y, por supuesto, también en el canal más cómodo: internet. La venta on-line a la que, paradójicamente, también se han apuntado muchas farmacias, es el sistema de comercialización con más crecimiento y futuro.

Liberalización del mercado

Liberar la comercialización de los productos para bebés no significa que se pueda hacer lo que a uno le dé la gana. Al igual que la venta en farmacias se somete a regulación, también los comercios, ya sean de pequeña, mediana o gran superficie, deben cumplir con la normativa. Y también está estrictamente regulada la venta por internet.

La filosofía de chupetes.com

Otro asunto bien distinto es si quienes comercializan estos productos se preocupan por su calidad. En www.chupetes.com solo vendemos chupetes de marcas NIP, Suavinex, Avent, de reconocida calidad. Todos nuestros chupetes personalizados están fabricados dentro de la Unión Europea, cumplen con la exigente normativa EN1400, libres de BPA y atóxicos. Esto es así porque en Chupetes Personalizados, además de vender chupetes… ¡somos padres!

El libro de SuperNanny

Estrategias sencillas para aprender la mejor forma de educar a los hijos.

A los padres nos gustaría dar todo a nuestros hijos, que jamás sufrieran una frustración, que nadie les hiciera daño, no privarles de nada… Pero  los padres sabemos que eso no sería en absoluto conveniente, porque un niño al que no se le imponen normas, al que no se le enseña a esperar, a quien se le da todo, se convierte en un déspota, un tirano, un asocial y, consecuentemente, en una persona infeliz.

Los padres aguantamos a nuestro hijo incluso cuando se pone inaguantable, pero fuera de las cuatro paredes del hogar no hay gente tan dispuesta como nosotros a postrarse a los pies de nuestro pequeño.

Adaptarse a la realidad

La vida no es fácil y los niños tienen que aprenderlo cuanto antes. Pero además tienen que saber cumplir con sus responsabilidades, cuidarse a sí mismos, ser autónomos, cooperadores,  solidarios, trabajadores, respetuosos… Eso no se aprende de un día para otro, pero sí se debe enseñar desde bebés. Si los sobreprotegemos y decimos eso de «ya tendrán tiempo de sufrir…», puede que cuando empiecen la Primaria sea demasiado tarde.

Para saber educar a nuestros hijos, en chupetes.com apostamos por este libro: Aprendiendo a enseñar, con estrategias sencillas para el día a día con los niños. Ofrece consejos útiles para superar los retos que a cada momento nos ponen delante, para guiarlos con amor y firmeza por el mejor camino. El libro está escrito por los psicólogos Rocío Ramos-Paúl, conductora del programa de SuperNanny, en Cuatro TV, y Luis Torres Cardona. Aprendiendo a enseñar es de la editorial Paraninfo. Puedes pedirlo en nuestra web.

El babi, para jugar sin temor a mancharse

El babi es la prenda infantil por antonomasia, sea cual sea su color y diseño, siempre resulta útil.

Igual que los mayores nos ponemos un delantal o un mono cuando vamos a realizar tareas que pueden manchar o deteriorar nuestra ropa, a los pequeños, expertos en ensuciarse, debemos colocarles un babi para proteger su vestuario.

A los padres nos gustan los babis porque nos ahorran lavar prendas más delicadas y porque nos ofrecen la ilusión de ver a los niños limpios durante unos minutos más de lo acostumbrado. El babi, además, preserva de daños la ropa más valiosa. Pero lo más importante del babi es que permite a los niños jugar y experimentar sin cortapisas, y eso es vital para su desarrollo.

Los niños necesitan mancharse

No podemos prohibir a los niños que se ensucien porque sería muy perjudicial. Ellos están descubriendo el mundo y tienen que ensayar sus movimientos, practicar su motricidad, manipular elementos, conocer materiales y texturas… Cuando los pequeños juegan con barro, agua, plastilina, comida, plantas… están aprendiendo. Y esta es la única manera y la mejor: se trata de experimentar.

Decir constantemente «No te ensucies», «Cuidado que te manchas»… es coartar la naturaleza infantil y limitar su desarrollo.

Si nos preocupa que se ensucien o que deterioren una ropa cara, pongámosles por encima algo tan sencillo como un babi y dejemos que disfruten y aprendan.

El babi de toda la vida

Habitualmente, el babi es una prenda holgada, de manga larga y con bolsillos, en los que poder guardar las pinturas, el pañuelo o el chupete… En algunos colegios, el babi es un complemento imprescindible, utilicen uniforme o no, para realizar determinadas tareas y manualidades durante la jornada escolar. También en casa, los niños deberían tener un babi para ayudarnos en la cocina, jugar con pinturas, etc.

En nuestra web tenemos unos babis que nos gustan porque son cómodos para el niño. Su diseño es práctico, con unos buenos bolsillos, y las mangas se ajustan mediante un elástico para mayor facilidad. Además se pueden personalizar con los adornos que queramos y el nombre del niño o de la niña, para que no haya confusiones. Existen diversos modelos y colores de babis.

¿Cuántos chupetes hay que tener?

No conviene pasarse, pero tampoco tener solo un chupete, porque si se pierde en un momento crítico, puede ocurrir algo parecido al fin del mundo.

Cuando preparamos la canastilla de nuestro bebé, nos basta con comprar dos o tres chupetes. Podemos comprar uno con tetina anatómica y otro con forma de gota, por ejemplo. Es importante que los chupetes tengan el tamaño adecuado a la pequeña boquita de un recién nacido, y que indiquen 0-6 meses en el envase.

Una vez que veamos por dónde van los gustos de nuestro hijo, si rechaza los anatómicos o si son sus favoritos, podemos comprar un par de ellos más acordes con sus preferencias.

El de casa y el de la calle

Estaría bien tener al menos uno siempre en casa, y no sacarlo nunca para evitar perderlo, y otro en el bolso de paseo. Si el pequeño va la guardería o la escuela infantil, es casi obligado hacerle uno o dos chupetes personalizados con su nombre, para evitar el intercambio de babas con sus compañeros de cole.

También, si suele pasar alguna noche en casa de los abuelos, conviene que tenga allí otro chupete.

Lo mejor es que siempre cuente con más de uno para evitar que si se rompe o se pierde, añore el sabor de su único chupete y tarde en habituarse al nuevo. Así, teniendo varios y renovándolos con cierta frecuencia, no habrá dramas en caso de pérdida.

La canastilla del bebé

Tenemos que estar preparados para la llegada del bebé con todo lo necesario.

Los padres suelen ir comprando lo necesario para recibir a su hijo como él se merece. Pero una cosa es tener alguna prenda o accesorio y otra preparar el ajuar del recién nacido con tiempo y de forma metódica y exhaustiva. Tengamos en cuenta que, cuando llegue el bebé, apenas habrá tiempo para nada, así que mejor esperarle con todo lo que pueda precisar.

Su ropa

Tenemos que preparar bodis de algodón, camisetas de algodón, jerséis (de algodón en verano), polainas, ranitas o bragas (dependiendo de la estación), patucos o calcetines, pijamas, baberos, toquilla, gorro, un buzo si es invierno, pañales…

¿La cantidad? Pues al menos siete unidades de cada prenda básica.

Alimentación

Biberones (solo en el caso de que no se vaya a amamantar), biberón pequeño para agua, tetinas, esterilizador, escobilla para limpiar biberones.

Paseo

Cochecito o silla de paseo con cuco adecuada para primeros meses, con sus accesorios (sombrilla o protector, sábanas, mantas, saquito, bolsa); hamaca, silla o cuco portabebés para el coche; sujetachupetes; muñecos.

Higiene

Bañera, cambiador, neceser, productos de higiene específicos para bebé (champú, gel, colonia, crema…), esponja, cepillo, tijeras, termómetro de baño, toallas de uso exclusivo solo para el recién nacido, toallitas desechables.

Sueño

Cuna, ropa de cuna, arrullo, peluche… y, al menos, dos chupetes.

Bienestar

Juguetes de goma y juguetes blanditos (a nosotros nos gusta Sophie la jirafa).

Sujetachupetes, un invento práctico

Los padres sabemos muy bien que hay temporadas en las que el chupete de nuestro bebé pasa más tiempo en el suelo que en su boca.

Los sufridos padres estamos acostumbrados a ser los recogetodo de nuestros hijos, pero deberíamos evitar que su chupete cayera al suelo especialmente cuando estamos por la calle y no es fácil limpiarlo a cada momento. Otro de los inconvenientes de que el chupete se caiga es que se pierda. ¡Cuántas veces ocurre que, cuando llega la noche y el pequeño necesita el chupete, no aparece por ninguna parte! ¿Se le habrá caído en el parque? ¿En el portal? ¿En el supermercado?

No sin el sujetachupetes

Lo mejor es que, cada vez que salgamos de casa con el niño, aseguremos su chupete con el correspondiente sujetachupetes prendido en su ropa. De este modo, nos evitaremos posibles infecciones por falta de higiene y, por supuesto, la pérdida del chupete.

Los sujetachupetes no deben ponerse alrededor del cuello del niño, aunque sean cadenitas plásticas que se abran al menor tirón, porque es peligroso. Además, cuando los sujetachupetes son rígidos pueden lastimar la piel del bebé.

Diseño a gusto de cada uno

Los mejores son los sujetachupetes que se fijan a la ropa con una pinza y, sin son de tela, mejor que mejor.

Los sujetachupetes que puedes comprar en nuestra web (www.chupetes.com) son prácticos, cómodos y seguros, pero además resultan estéticos, ideales para esos papás y mamás a los que les gusta cuidar los complementos de su bebé. Hay varios modelos, con distintas figuritas de adorno: niños, niñas, animalitos… Y también las cintas son diferentes, para combinar con la ropa del pequeño. Un bonito regalo que permite un diseño  casi a medida, incluso es posible elegir el color de pelo y ojos, el peinado…

El agua, siempre a mano

Llega el calor y es muy importante ofrecer agua a los niños.

Los bebés y niños pequeños pueden deshidratarse fácilmente, por eso es importantísimo llevar siempre su botellita de agua y ofrecerles un trago de vez en cuando.

La leche materna, lo mejor

Los bebés que se alimentan con leche materna no necesitan tomar agua, generalmente hasta los seis meses; basta con darles el pecho a demanda y ellos ya obtienen todo el líquido y los nutrientes que precisan para su buen desarrollo. Pero los que tienen una alimentación artificial pueden necesitarla antes y se les debe ofrecer, especialmente en situaciones de calor.

En cuanto la dieta del bebé se amplíe y empiecen a introducirse alimentos complementarios, se le ofrecerá agua de manera habitual.

La mayoría de los estudios afirman que, a partir del año, los niños deben beber 1,3 litros diarios de agua, lo que no quiere decir que haya que estar midiendo, porque a través de los alimentos ya toman mucho del líquido que precisan y porque basta con que tengan agua cerca para que ellos mismos sepan cuándo la necesitan. Un niño sano conoce perfectamente sus requerimientos de agua porque para eso está la sed.

Agua disponible

Los padres debemos ocuparnos de llevar agua encima, porque cuando nuestro hijo dice “¡agua!” suele ser urgente dársela. Él no tiene la paciencia suficiente para esperar como un adulto porque obviamente su “almacén” es pequeñito y si pide agua, la necesita ya.

De vez en cuando, podemos recordar al pequeño que puede que tenga sed, porque a veces está tan abstraído por sus juegos que se olvida, y además, siempre, siempre que  salgamos de casa, hay que llevar su botellita de agua encima, bien llena de agua fresquita y renovada.

La botellita permite a los niños empezar a ser autónomos a la hora de beber, manejarla con sus propias manos y tomar la cantidad que a ellos les apetezca.

A nosotros nos gusta esta botella del tamaño ideal que, además, puede personalizarse con las pegatinas infantiles a gusto del usuario. Más información de venta en www.chupetes.com.

Los juguetes para el baño

Para que el bebé asocie la higiene con un rato de placer, hay que permitir que juegue en el baño.

Con el fin de que nuestro hijo no rechace la higiene y no adquiera miedos a la hora de lavarse, el baño debe ser un tiempo de juego.

Es importante que sea a la misma hora cada día, en el mismo sitio y de la misma manera, porque las rutinas crean seguridad en el niño y así adquiere hábitos imprescindibles para su vida. En la repetición hay que incluir también un rato de juego.

Es hora de jugar

En cuanto el bebé sea capaz de permanecer sentado y no necesite sus manitas para apoyarse, le encantará jugar, salpicar y chapotear en el agua.

Estaría bien contar con juguetes que solo utilice durante ese momento, para que él espere con ilusión la exclusividad de cada día. Deben ser juguetes seguros, de materiales inalterables, que floten, que absorban agua, que la expulsen… Todo esto enseña al bebé el comportamiento de materiales, el llenado y vaciado, la resistencia y un montón de leyes físicas sobre cómo funciona el mundo.

Para mantener los juguetes de la bañera en buen estado, se deben guardar en una red, en el propio cuarto de baño, de forma que escurran y se sequen a lo largo del día, y también para que el niño sepa que esos juguetes son solo para ese rato exclusivo. Además, en cuanto sea posible, el pequeño deberá contribuir a guardarlos en la red cuando el tiempo del baño toque a su fin.

Sophie, nuestra favorita

A nosotros nos gusta el set de baño de Sophie la jirafa, porque es un regalo que fascina a todos los bebés, completamente seguro, bonito y perfecto para aprender.

Contiene un libro de baño, sumergible e impermeable, con ilustraciones de peces, para aprender a identificarlos, conocer sus nombres, tamaños, colores… y un dispositivo sonoro.

El estuche incluye también tres muñecos de Sophie. Uno en el que la simpática jirafa es flotador y regadera; un oasis o islita con palmera donde la entrañable Sophie expulsa agua por la boca cuando se le aprieta el cuerpo y una Sophie viajera que, cuando tiramos del ancla de su vehículo, cruza la bañera.

Como complemento perfecto, el set de Sophie la jirafa incorpora una red de baño para guardar estos elementos, que se fija mediante dos ventosas, con total firmeza, a las paredes de la bañera. La red tiene forma de Sophie.

Más información en www.chupetes.com.