¿Cuáles son los nombres de moda para bebés?

El Instituto Nacional de Estadística publica cada año los nombres de los recién nacidos en España. ¿Sabes cuáles son los nombres de moda para bebés?

Chupetes personalizados

La elección del nombre para el futuro bebé suele ser uno de los temas más discutidos y opinados en familia durante la gestación. Papá puede querer una cosa y mamá otra; a veces, cuando los dos están de acuerdo, son los abuelos quienes piensan que sería mejor otro nombre; y hasta puede ser que nuestra hermana se empeñe en que no le demos el disgusto de llamar «así» a su primera sobrina… Todo el mundo tiene sus preferencias y nadie deja de dar su opinión.

La elección del nombre no es algo menor, hay que atender a diversos criterios y tener en cuenta muchos factores que podéis leer en anteriores posts de nuestro blog de chupetes personalizados.

Top 10 de los nombres para niños

En 2013, según datos del Instituto Nacional de Estadística, estos son los 10 nombres más elegidos por los padres para sus hijos varones:

  1. Hugo
  2. Daniel
  3. Pablo
  4. Alejandro
  5. Álvaro
  6. Adrián
  7. David
  8. Mario
  9. Diego
  10. Javier

Top 10 de los nombres para niñas

Los 10 nombres de niñas que han tenido más éxito en 2013, según consta en el INE, han sido:

  1. Lucía
  2. María
  3. Paula
  4. Daniela
  5. Martina
  6. Carla
  7. Sara
  8. Sofía
  9. Valeria
  10. Julia

Nuestro ranking

En Chupetes.com hemos establecido nuestro propio ranking de nombres en 2013 y los ganadores han sido: Pablo, Alejandro y Daniel los nombres más elegidos para personalizar los chupetes de niño. Y María, Lucía y Carmen los que más han abundado, por este orden, al solicitar chupetes personalizados para niñas.

A mordiscos con el chupete

Tener dientes es una gran ventaja. Muchos bebés se muestran tan encantados con esta novedad que les da por practicar y liarse a mordiscos con su chupete.

Morder el chupete

¿Tu hijo aprieta con los dientes la tetina del chupete y tira en dirección contraria con todas sus fuerzas? Es normal.

Por una parte su instinto de succión ha disminuido con los meses, y ahora la actividad de chupar y chupar empieza a no parecerle tan divertida ni necesaria. Ya no es el bebé pequeño que dormía o comía, y viceversa. Ahora puede hacer un montón de cosas apasionantes y empieza a ser mucho más autónomo.

Ha descubierto que con sus nuevos dientecitos puede roer, rasgar, romper… y eso es toda una novedad que necesita practicar. Además, aprisionar la tetina de su chupete con las encías, donde aún no han irrumpido los dientes, también le ayuda a calmar algunas molestias y contribuye a que las piezas dentales afloren.

El chupete no se muerde

El problema es que los chupetes no están pensados para ser mordidos. Los chupetes calman, satisfacen el instinto de succión, alivian los dolores y los miedos, inducen el sueño, establecen rutinas, fijan hábitos, previenen la muerte súbita… pero no son para morderlos. Para eso están los mordedores.

Cuando un bebé empieza a morder su chupete corre el riesgo de romper la tetina, desgarrarla y, tal vez, ingerir algún trozo. Lo normal es que no sea grave, pero puede serlo. Por eso los padres harán bien en evitar que esto ocurra.

Si el bebé empieza a morder el chupete, hay que:

 Retirar el chupete de su boca y decirle «NO, el chupete es para chupar, no para morder».

♥ Ofrecerle un mordedor en su lugar.

 Procurar darle el chupete exclusivamente para dormir.

 Revisar cada día el buen estado de las tetinas de los chupetes, y sustituirlos cuando tengan alguna erosión o desgarro.

♥ Plantearse si ya ha llegado el momento de decir adiós al chupete.

 

Todo se lo lleva a la boca

Los bebés se llevan todo a la boca. Es normal, porque en esa zona tienen una mayor sensibilidad. Probar todo lo que pillan es la mejor forma de conocer el mundo.

Todo se lo lleva a la boca mordedores

En la boca del bebé la concentración de terminaciones nerviosas es mayor que en cualquier otra parte de su cuerpo, así que para saber exactamente cómo es algo, si está duro o blando, si es áspero o suave, caliente o frío…, lo más rápido es probarlo.

Los niños se llevan todo a la boca hasta después de su segundo año de vida. Además, durante la etapa de la dentición, el afán chupador se intensifica, porque la mayoría de los bebés sufren molestias en las encías y necesitan morder, roer, rasgar, rozar, aplastar… para facilitar la erupción de dientes y muelas.

Los adultos hemos olvidado cómo era ese proceso, pero, según parece, a los pequeños les provoca dolor, irritación y unas ganas locas de frotar sus encías con cualquier cosa. Tenemos que permanecer alertas para evitarles riesgos, como que se lleven a la boca productos peligrosos que puedan tragar o que resulten antihigiénicos.

En boca tapada…

Una solución es ponerles el chupete en situaciones de peligro o de empecinamiento por comerse el móvil de mamá o la mesa de la sala de espera del pediatra. Así, si tienen la boca ocupada, no les interesará tanto probar cualquier objeto inadecuado.

Otra opción es procurarles elementos seguros con los que satisfagan su necesidad de morder, y para ello se han inventado los mordedores. Estos elementos deben poder esterilizarse y estar fabricados con materiales no tóxicos. A nosotros nos gusta el mordedor chupete de Sophie la jirafa, práctico, ergonómico, ideal para que el bebé lo manipule con sus pequeñas manitas. Tiene un efecto masajeador que alivia las molestias de las encías, el dolor y la inflamación.

Mordedores para calmar y aprender

Pero el mordedor de Sophie la jirafa es también un juguete y, como tal, tiene funciones didácticas. Gracias a su forma, facilita la prensión, manipulación, agarre… para que el bebé ejercite la motricidad fina y aprenda a diferenciar entre sus diversas texturas, relieves, rugosidades… El mordedor chupete de Sophie la jirafa es cien por cien natural, fabricado con caucho, sin pinturas, seguro y atóxico, un agradable compañero de juegos que alivia molestias. Y puede usarse desde el nacimiento.

¿Por qué es mejor un chupete personalizado?

No se trata solo de una cuestión de gusto o estética, que también. Los chupetes personalizados tienen ventajas añadidas.

Chupetes personalizados

Es obvio que a nosotros nos gustan los chupetes personalizados, por eso los vendemos. Pero además creemos que tienen ventajas sobre los chupetes normales y corrientes.

Comunicación

Vivimos en la era de la comunicación, y un chupete personalizado con el nombre del bebé o la frase que sus padres prefieran es una especie de tarjeta de presentación que dice algo del pequeño propietario o de sus papás. Además, el bebé puede aprender antes a identificar su nombre si se acostumbra a verlo escrito en sus objetos personales.

Obsequio

Los chupetes personalizados son un bonito regalo. Si nuestro mejor amigo va a convertirse en padre y ya sabe si el futuro bebé será Alejandro o Alejandra, quedaremos muy bien llevando a la maternidad un chupete personalizado de regalo cuando nos avise de que el recién nacido ya está aquí.

Higiene

El chupete personalizado es muy útil en las escuelas infantiles para que no haya confusión con el de otros niños a la hora de la siesta o durante el juego, en el parque, etc. Los educadores agradecerán saber siempre a quién pertenece cada chupete y contribuiremos a evitar los habituales contagios en la guardería.

Comodidad

Nuestros clientes pueden elegir el modelo de chupete personalizado que más les guste en nuestra web, teclear ellos mismos la frase que más les guste o el nombre de su bebé, decidir cuántos chupetes quieren y recibirlos cómodamente en su domicilio al cabo de unos días. El servicio de correos llevará el pedido a cualquier lugar del mundo.

Exclusividad

El chupete personalizado es un elemento de distinción: nuestro bebé, que es el más exclusivo del mundo, se merece utilizar chupetes con su propio nombre.

Además, nuestros chupetes son absolutamente seguros, de gran calidad, fabricados en Europa por marcas de prestigio y cumplen con las más estrictas normativas.

Las partes del chupete

Elementos y accesorios de los chupetes.

Los chupetes son muy variados en formas, tamaños y colores, personalizados o no, pero básicamente todos son iguales, de ahí el dicho de “es más simple que el mecanismo de un chupete”.

Hay chupetes de una pieza, de caucho natural, pero los más habituales están formados por tres partes: la tetina, el escudo y la anilla, pero lo más importante es que estas partes no puedan separarse para evitar accidentes.

Elementos del chupete

La tetina puede ser de distintas formas, que los fabricantes suelen denominar redonda, de gota, anatómica, ortodóntica, fisiológica… También hay tetinas de diferentes tamaños: para menores de seis meses o para mayores; y de materiales a elegir, como látex o silicona.

El escudo debe tener orificios de ventilación para facilitar la respiración del bebé y evitar irritaciones por la saliva.

La anilla o el ensanchamiento para extraer el chupete debe ser cómodo para sacarlo de la boca de forma rápida y sencilla.

Algunos modelos vienen con un capuchón para guardarlos, lo cual es útil para llevarlos en el bolso sin que se ensucien.

Otro elemento asociado al chupete es el sujetachupetes. Los sujetachupetes son muy variados, en ocasiones muy decorativos y otras, sencillos. Lo importante es que sean seguros para el bebé, que tengan poca longitud para evitar accidentes y que se sujeten de manera que no dañen al pequeño si se queda dormido sobre ellos.

¿Cuál es el mejor chupete?

El mejor chupete es el que más guste al bebé, pero también hay otros factores que debemos tener en cuenta.

Cuando nace el bebé, normalmente ya le estamos esperando con todo su ajuar preparado, y, entre las cosas que él necesita están sus chupetes. A veces los padres elegimos un chupete anatómico y ocurre que el pequeñín no lo quiere, llora, lo escupe o lo da la vuelta en su boca por más que nos empeñemos.

Por eso, lo primero a la hora de elegir un chupete es que al bebé le guste.

El bebé crece

También puede ser que rechace hoy un tipo de chupete y en unos meses le guste. Hay que ir probando, porque su paladar, su boca, el instinto de succión, la fuerza con la que chupa… todo va variando. Además, los chupetes se deterioran con el uso y conviene cambiarlos de vez en cuando.

Algunas reglas

Podemos probar con los anatómicos, los que más se asemejan al pezón materno. Si no le gustan a nuestro bebé, cualquier otra tetina es válida, pero que sea adecuada al tamaño de su cavidad bucal, para que no interfiera en la formación del paladar. Por supuesto, la seguridad de un chupete viene dada al comprar una marca de prestigio.

Chupetes ortodónticos

Algunas tetinas de chupetes y biberones tienen una forma asimétrica, similar a la que adquiere el pezón materno mientras el bebé está mamando.

Este tipo de tetinas se denominan ortodónticas o anatómicas. Ejercen la mínima presión sobre el paladar y están pensadas para que el desarrollo bucal del niño no tenga ninguna interferencia debida al hecho de alojar el chupete en su boca.

Diseño de dentistas

La tetina ortodóntica fue diseñada por dentistas. Su especial forma hace que la lengua permanezca en su posición natural en la boca mientras el bebé realiza la succión no nutritiva y sí tranquilizadora del chupete.

Es una tetina adaptada a la cavidad bucal. De este modo, el pequeño, aunque utilice mucho tiempo el chupete, no tendrá problemas de desarrollo, tanto en la formación de los dientes, como en la masticación ni en el habla o la articulación de fonemas.

El  único problema de la tetina ortodóntica o el chupete anatómico es que se gire, puesto que tiene una posición determinada. No a todos los niños les gusta este tipo de chupete y no todos los bebés lo mantienen en la poscición correcta, por lo que, si se prefiere, también un chupete redondo o simétrico puede ejercer igualmente la función de calmar al bebé y no provocarle problemas de ningún tipo.

El buen uso

Como ya hemos indicado en otras entradas de este blog sobre el uso del chupete, no tiene por qué utilizarse a todas horas ni durante muchos años. Así será un buen amigo de nuestro hijo sin ningún efecto secundario. Y dado que todos los niños necesitan chupar, desde que están en el útero materno hasta los dos o tres años, es mejor ofrecerles el chupete que dejar que utilicen el dedo.

Los chupetes ortodónticos están a la venta en nuestra web, en varios modelos y colores, y pueden personalizarse con el nombre de nuestro bebé. Los hay en dos tamaños: para 0-6 meses y 6-18 meses. Los chupetes personalizados tienen sus ventajas.

Nuevos modelos de chupetes personalizados

Más colores y dibujos, con tetina fisiológica de látex.

Los chupetes de la marca Suavinex, con su atractivo colorido y tetina fisiológica de látex, se pueden personalizar con el nombre del bebé.

La tetina fisiológica de látex es plana y simétrica, por lo que siempre está correctamente colocada en la boca del bebé y ejerce una mínima presión sobre el paladar. La Sociedad Española de Odontología avala la conveniencia de este tipo de tetinas, especialmente indicadas para bebés recién nacidos y hasta los seis meses.

Los chupetes de Suavinex son totalmente seguros. Están fabricados con materiales de alta calidad, resistentes, con pinturas atóxicas y bajo las estrictas normas de seguridad europeas. Suavinex cumple con la normativa EN 1400.

Para comprar chupetes personalizados con el nombre de tu hijo, entra en nuestra web. Hay una gran variedad de modelos y colores.

Chupetes: la forma de la tetina

Las tetinas pueden ser redondas o anatómicas. ¿Cuál elegir?

Hay varios tipos de tetinas. Hoy hablamos de las más comunes: las redondas y las anatómicas.

Chupetes con tetina redonda

Las tetinas redondas o fisiológicas son las de los chupetes de toda la vida. Generalmente, son las favoritas de los bebés, porque son las más parecidas al pezón de su mamá. Las hay en varios tamaños y, lógicamente, tendremos que elegir la más pequeña para el recién nacido y luego ir aumentando “de talla” conforme el niño crezca.

Chupetes con tetina anatómica

Las tetinas anatómicas también tienen la forma del pezón de la madre mientras el bebé está succionando. Su forma se adapta a la boca del bebé. Están estudiadas para evitar que puedan producirse deformaciones en el paladar en aquellos casos en los que el chupete se utilice constantemente.

Tienen el inconveniente de que gustan menos a los niños, aunque, con el tiempo, se acostumbran. Otra desventaja es que los bebés suelen girar el chupete y estas tetinas no son simétricas, es decir, tienen que usarse en una posición determinada.

Sin embargo, ambas tetinas son perfectamente recomendables y seguras, así que lo mejor es comprar los chupetes a gusto del consumidor: tu hijo.