¿Por qué es importante leer poesía a los bebés?

Los bebés adoran la poesía. Puede que no entiendan las palabras, pero sí el ritmo y la musicalidad del verso. Leerles o recitarles poesías estimula su cerebro.

Leer poesia y libros bebes y niños

Los bebés prestan mucha atención a lo que oyen, y se sienten muy atraídos por el ritmo, la repetición y la musicalidad de las palabras. Por eso les encantan las nanas, los versitos que les decimos una y otra vez, los juegos con frasecitas cortas y repetitivas, los trabalenguas, los dichos…

Lo que aprendimos en la infancia no se olvida

Todos sabemos poesías de memoria que nos repitieron nuestros padres una y otra vez, y canciones, romances, juegos, oraciones, dichos… Seguro que no entendíamos el significado, o al menos no en su totalidad, pero nos encantaba su musicalidad y también aquellos momentos íntimos que tanto disfrutamos. Y así debemos seguir, transmitiendo nuestras tradiciones orales de generación en generación.

La Academia Americana de Pediatría y la Asociación Española de Pediatría recomiendan leer a los niños desde el nacimiento, y especialmente durante los tres primeros años de vida, que es cuando el cerebro experimenta un desarrollo más rápido. Leer a los niños estimula su inteligencia, refuerza la relación con los padres, mejora el desarrollo del lenguaje y brinda capacidades emocionales muy importantes para la vida.

Pero la lectura debe ser la apropiada para bebés y niños de corta edad, es decir, tener un lenguaje sencillo, repetitivo, sonoro, musical. Por eso la poesía es tan indicada. Y es, ademas, la favorita de los pequeños. ¿Habéis notado cómo les fascina?

Muchos dichos

Y dentro de la poesía no todo vale. Tienen que ser autores muy musicales, que utilicen palabras comunes: Lorca, Rubén Darío, Gabriela Mistral… están entre los preferidos de los más pequeños.

A nosotros nos gusta el libro «Muchos dichos», porque encanta a los niños y además los educa. Sus versos breves enseñan a realizar rutinas cotidianas: la hora de comer, la higiene, la colaboración en casa, la autonomía personal, la relación con los demás…

Muchos dichos es un libro mágico, con un leguaje musical, poético, sencillo, lleno de retahílas, versos y pareados, un libro con muchas ventajas:

  • Encanta a los niños.
  • Estimula la asociación de palabras e imágenes.
  • Estrecha el vínculo padres e hijos.
  • Desarrolla el lenguaje en el bebé.
  • Favorece la asociación de palabras e imágenes.
  • Estimula su inteligencia.
  • Enriquece su vocabulario.
  • Activa la imaginación.
  • Educa y enseña.

¿Tú lees cuentos a tus hijos?

La Asociación Española de Pediatras de Atención Primaria ha recordado el derecho de los niños a escuchar cuentos.

Leer cuentos a los niños

¿Por qué son importantes los cuentos?

Leer cuentos a los bebés, enseñarles libros con imágenes, contarles historias es importante porque estimula sus sentidos: la vista, el oído; desarrolla su motricidad al señalar, pasar hojas, manipular el libro; ejercita su comprensión; mejora su desarrollo lingüístico y la adquisición del lenguaje, que se produce entre los 10 y 30 meses, pero que se debe ir preparando desde el mismo momento de nacer; contribuye a su maduración psicoafectiva, activa su cerebro y les permite pasar tiempo en exclusiva junto a sus padres.

Los cuentos enseñan a los niños que todo el mundo tiene problemas, pero que las dificultades pueden superarse, que hay formas más o menos adecuadas de afrontar la adversidad, pero que siempre merece la pena luchar por seguir adelante.

¿Cuándo empezar a leer cuentos?

Cuanto antes. Hay magníficos libros para bebés porque ellos empiezan muy pronto a interesarse por las imágenes coloristas, las formas, quieren señalar, descubrir en los libros esos objetos de su entorno cotidiano, escuchar qué sonidos hacen los animales, los coches, ver otros niños como ellos… Los bebés llegan a un mundo en el que tienen todo por conocer y su curiosidad es ilimitada. Alimentémosla.

El cuento de buenas noches

No valen excusas de estrés, falta de tiempo… Tenemos que ser capaces de dedicar a nuestros hijos al menos 20 minutos cada noche de tiempo exclusivo, solo para ellos, sin obligaciones, ni interrupciones.

Leer cuentos a los niños establece un vínculo amoroso y duradero entre padres e hijos, esa comunicación diaria de intimidad es un tiempo muy valioso para la educación, en que los niños están muy receptivos a ser orientados por los padres.

El cuento de buenas noches marca la transición tranquila hacia el momento de afrontar la noche a solas. Hacer siempre lo mismo crea una rutina, y tras la rutina vendrá el hábito.

Los padres transmiten en ese acto su cariño por los hijos y les dan herramientas esenciales para enfrentarse a su vida.

¿Cuándo dejar de leer con ellos?

Nunca mientras ellos así lo quieran. No dejemos de leer cuando hayan aprendido a leer en el colegio, sigamos con libros adaptados a su edad. Cuando son muy pequeños leeremos nosotros; luego un rato ellos y otro nosotros; más adelante, les escucharemos y prestaremos atención a lo que nos lean; y cuando sean mayores, cada uno leerá lo suyo, pero seguiremos comentando sobre lo que leemos y escucharemos sus observaciones y recomendaciones de lectura.

Los niños a los que sus padres les han leído en casa tienen mejores resultados de aprendizaje y más altas tasas de éxito escolar

No podemos esperar que a nuestros hijos les guste leer si no hemos disfrutado de la lectura con ellos. A menudo se comete el error de dejar en manos de la escuela el aprendizaje de la lectura sin participar desde el hogar. Si en casa no amamos los libros, si no los disfrutamos, si los niños no nos ven leer, si no les leemos cuentos…, pensarán que la lectura es una mera obligación del colegio.