Vuelve a pedir el chupete (cuando ya lo había dejado)

Algunos niños que ya habían dicho adiós a su chupete vuelven a quererlo cuando nace un hermanito.

Es muy normal que un niño que ya parecía empezar a «ser mayor» dé muestras de querer convertirse otra vez en un bebé cuando nace un hermanito.

Generalmente es una manifestación de los celos, y los celos son un sentimiento normal en todos los humanos. Los hijos expresan con ellos su necesidad de exclusividad, su deseo de acaparar la atención de los padres, su temor a ser abandonados o a que papá y mamá ya no les quieran tanto como antes de llegar el bebé.

Se sabe si está celoso cuando…

Los niños pueden expresar sus celos de muchas formas, dependiendo de su edad. Las más comunes son:

 Regresiones, como pedir de nuevo el chupete que ya habían abandonado hace tiempo, tener miedo a dormir solos, volver a hacerse pis, querer mamar o tomar biberón, hablar como un bebé…

 Agresividad, contra los padres, contra el hermanito, la persona que se ocupa de su cuidado, contra otros niños… Hay más rabietas, peleas, mordiscos…

♥ Sensibilidad exagerada. Lloran por todo, les parecen injustas muchas situaciones que antes aceptaban sin problemas.

 Apego extremo. No quieren separarse de mamá o de papá, ni siquiera cuando se les ofrece algún plan atractivo.

♥ Tristeza. No se interesan por jugar, parecen apáticos y apenados.

 Somatizaciones. Están malitos con más frecuencia de lo normal, les duele la tripa, la cabeza… En ocasiones también comen y duermen mal.

Qué hacer

Lo primero, entender su sufrimiento. No podemos reñirles, porque eso solo agravaría la situación. Lo que tenemos que hacer es todo lo contrario: demostrarles que seguimos queriéndolos y que nuestro amor no ha variado con la llegada del bebé.

Tengamos paciencia. Debemos dedicar más atención al primogénito, implicarle en los cuidados del bebé, elogiar los comportamientos «de mayor», hacerle sentir lo importante que sigue siendo para nosotros…

¿Quiere un chupete?

En cuanto al chupete, si lo quiere insistentemente o si le quita el chupete a su hermano, le damos uno, pero le decimos lo importante que es que no chupe el del bebé para evitar contagios.

Es fundamental que no le demos importancia, tratemos de ignorarle mientras actúe como un niño pequeño. Cuando se quite el chupete, le diremos lo que nos gusta verle así, como un niño mayor, lo guapo que está sin nada en la boca, y que nos encanta que sea grande y nos ayude con el pequeño.