15 consejos para que tu bebé duerma bien

El consejo más importante es tener paciencia, porque puede que hasta los 10 o los 12 meses no duerma toda la noche de un tirón.

Consejos sueño bebes

Además de la paciencia, hay otros consejos que ayudan a conseguir que tu bebé duerma bien:

1. Respeta siempre la misma hora para acostar a tu hijo.

2. Juega mucho con él durante el día y demuéstrale cuánto le quieres.

3. No realices actividades bruscas ni excitantes con él durante el tiempo previo a irse a dormir.

4. Vigila las condiciones de comodidad de su cuna, colchón firme, edredón suave, tejidos naturales…

5. Mantén la temperatura adecuada en su habitación.

6. Evita sombras o siluetas que puedan resultarle inquietantes con poca luz.

7. Ventila todos los días su cuarto.

8. El baño antes de acostarse es un buen relajante.

9. Abrígale lo justo y ponle un pijama cómodo, aunque no sea el más bonito.

10. Dale su chupete, su mantita o su muñeco de compañía.

11. Procura que el bebé asocie la hora de dormir con un rato agradable, de cariño e intimidad. Una canción, un poema o el cuento de buenas noches, en cuanto tenga edad, son el mejor preludio para indicarle que llega el momento de separarnos… hasta mañana.

12. Inventa una frase cariñosa de despedida que utilices siempre.

13. Sal de la habitación antes de que se duerma.

14. No le cierres la puerta, entórnala y reduce la luz hasta la penumbra, no hasta la total oscuridad.

15. Acude cada vez que te llame, comprueba que todo está bien, ofrécele su chupete si se le ha caído, dale un beso, repite la frase cariñosa de despedida y sal de su cuarto siempre antes de que se duerma.

Ten paciencia. Tener un bebé es cansado, pero crecerá mucho antes de lo que te gustaría.

Enseñar a dormir al bebé

Hay que enseñar a dormir al bebé poco a poco y con paciencia.

Los primeros meses de vida del bebé suelen ser caóticos y descontrolados. Y es normal; el bebé llega al mundo y no entiende de horarios. Hay que darle tiempo para que se adapte al ritmo familiar y social.

Por otra parte, su pequeño estómago no resiste mucho rato sin comer y puede que demande alimento cada poco tiempo. No desesperemos, en unos meses empezará a darnos tregua y a dormir más seguido.

Rutinas desde el primer día

Pero aunque los primeros seis meses sea imposible establecer horarios, sí debemos empezar a intentarlo desde el primer día. Para ello es importantísimo que las rutinas de sueño, alimentación, higiene, juego… se repitan de la misma forma, a la misma hora y en el mismo lugar en la medida de lo posible.

Para enseñar al bebé a dormir hay que…

Acostarle siempre a la misma hora.

Crear condiciones de penumbra total o casi.

Antes de acostarle, dedicarle un rato de juego suave, caricias, susurros…

Decirle la misma frase amorosa de despedida.

Dejarle solo con su chupete, su peluche y salir de la habitación.

Volver siempre que nos necesite, cada vez que nos reclame, a ser posible sin encender la luz y sin sacarle de la cuna, cerciorarnos de que está bien, darle su chupete si se le ha caído o su peluche, despedirnos de nuevo con la misma frase cariñosa y salir de la habitación.